Vino y Chocolate

13 abr

35_1

“Vino y Chocolate” pueden parecer una pareja extraña; “Vino y Queso” son más conocidos, pero no por ello debemos menospreciar a los dos primeros. En cuanto los conozcais vereis cuánte verdad encierra la advertencia que sigue: esta receta es indecentemente deliciosa, y el adjetivo lo uso con toda intención, me explico:

Seguro que todos hemos hecho alguna vez, lo de probar la masa directamente del cuenco, pues cuando pruebas esta masa te dan ganas de ponerte a rechupetear todo el cuenco, las varillas, la cuchara y cualquier otra cosa que tenga algún resto, sin recato, sin verguenza, sin… sin decencia ninguna. A mi favor diré que aunque en ese momento no había nadie en la cocina, conseguí controlarme, pero no fue fácil.

35_2

El sabor de este bizcocho es intenso, profundo y muy rico, con una miga densa y jugosa. Me recuerda un poco al Stout Chocolat Muffin Bread que preparé hace un tiempo… si al final va a ser buena idea lo de echar bebidas alcohólicas a los bizcochos.

La receta me la pasaron apuntada en un papel, como una enumeración de ingredientes con una temperatura de cocción y un tiempo orientativo de horneado, así que el orden de elaboración lo he establecido como mejor me ha parecido. Sentíos libres de alterarlo como mejor os parezca.

35_3

INGREDIENTES

  • 4 huevos
  • 200 gr de cacao soluble (del del hacer chocolate a la taza o leche con cacao, NO ES cacao puro en polvo)
  • 200 gr de azúcar
  • 200 gr de harina
  • 120 gr de vino tinto
  • 200 gr de aceite vegetal
  • 16 gr de levadura en polvo (1 sobre)

35_ingredientes

PREPARACIÓN

Cosas a tener en cuenta con esta receta:

Primero. Como se aclara en la lista de ingredientes el cacao en polvo NO ES el cacao puro en polvo (ese amargo y potente) porque 200 gr de eso… creo que sería demasiado. Yo he utilizado Colacao, que es lo que tenía en casa, pero lo he probado otras veces con el preparado para hacer chocolate a  la taza de Valor y sale más bueno si cabe. Pero sirve cualquier cacao soluble que tengáis en casa.

Segundo. No hace falta que el vino tinto sea de calidad suprema, un vino exquisito se aprecia mejor bebiéndolo. Pero tampoco un vino de cartón… Algo intermedio.

Tercero. Insisto en que es peligrosamente adictivo. Ale, avisados estáis, ya podemos pasar a la receta.

35_pasoapaso

  1. Tanto haciéndolo a mano como con amasadora lo primero es batir bien los huevos con el azúcar.
  2. Después agregamos el vino y el aceite.
  3. A continuación la mezcla de ingredientes secos: harina, el cacao soluble de vuestra elección y la levadura.
  4. Se mezcla todo bien, se vierte en el molde que vayamos a usar y se lleva al horno, precalentado a 180º, y se hornea durante 45-50 minutos.

Dependiendo del horno necesitará más o menos tiempo. A partir de la primera media hora id controlando para que no se queme por arriba. Si se empieza a tostar, cubridlo con papel de aluminio.

35_4

Indefinido de zanahoria

24 mar

34_1

Como lo prometido es deuda, aquí estoy con la receta paso a paso que os comentaba en la entrada anterior.

Pero lo primero es lo primero: seguro que el nombre os parece extraño. Y es extraño, lo reconozco. No es que quiera ir de moderna, ni mucho menos, es que… no sé muy bien cómo definir este postre (que bien puede servir de desayuno, de merienda o de víctima a un asalto a medianoche a la despensa). No lo llamaría tarta o pastel porque no está tan elaborado, no es un bizcocho porque no es esponjoso, no es una crema porque tiene consistencia… su textura me recuerda a la de un tocino de cielo, pero eso tampoco es porque ni los ingredientes ni la elaboración se parecen…. en fin, pues eso, que es algo indefinido con la zanahoria como ingrediente principal.

34_2

Sea cual sea su nombre (se aceptan sugerencias), no se puede negar que es una preparación muy original. No se suelen ver recetas de repostería con verduras u hortalizas en tan alta proporción, lo cual me encanta, pues de cada bocado más de la mitad es zanahoria. Eso se puede usar como excusa para repetir, para callar la conciencia ante posibles pensamientos de operación bikini, como para decir que es un poquito (aunque sea un poco) más sano que otro tipo de bollería. Además, ahora que parece que empieza el buen tiempo, la zanahoria es nuestra aliada para conseguir un bonito bronceado, con sus famosos betacarotenos.

De dónde viene esta receta, no lo sé. Llegó a mí a través de la cocinera que e me enseñó a preparar el Roscón de Reyes, en un papel fotocopiado de una fotocopia de una fotocopia, es decir: misterio insondable. ¿Pero qué importa, mientras esté rico y sea fácil?

Antes de pasar a la receta solo tengo una cosa más que decir para aquellos que miran las zanahorias con ojos recelosos: dadle una oportunidad antes de rechazarla de plano. Os prometo que merece la pena.

INGREDIENTES

  • 1 kg de zanahorias (peladas y limpias)
  • 200 gr de harina
  • 200 gr de aceite de girasol
  • 300 gr de azúcar
  • 3 huevos
  • 1 cucharadita de levadura

34_ingredientes

PREPARACIÓN

Para cocer las zanahorias yo recomiendo al vapor, para que no absorban mucha agua, pero podéis hacerlo como más cómodo os resulte: en el microondas, cocidas, asadas… lo importante es que se puedan triturar con facilidad.

Con las proporciones para el kilo de zanahorias sale bastante cantidad pero también es verdad que una vez hecho, este postre/merienda/desayuno desaparece casi sin darte cuenta, así que no os preocupéis demasiado si llenáis varios moldes.

34_pasoapaso

  1. Lo primero es pelar y limpiar las zanahorias. Ponerlas a cocer y cuando estén blanditas, escurrirlas y triturarlas con la batidora a conciencia para conseguir un puré fino.
  2. Por otra parte batimos los huevos con el azúcar hasta que espumen y palidezca la mezcla.
  3. A la mezcla de huevos y azúcar añadimos el aceite poco a poco, con la batidora al mínimo, y después el puré de zanahorias. Por último agregamos la harina.
  4. Engrasamos y enharinamos los moldes que vayamos a usar. Como sale bastante masa, mejor que sean grandes.
  5. Recordad que esta receta no es bizcocho por lo que la masa no sube apenas. Yo suelo hacerla de un dedo de espesor, algo así como 2 cm, pero es una medida orientativa.
  6. Metemos los moldes al horno precalentado a 170-180º durante 45-50 minutos. Hasta que al pincharlo el palillo salga limpio, pero no totalmente seco.

34_3

Cambios de ritmo, primavera y 5 más para el Reto.

20 mar
037 Rosco de limón y pistacho

037 Rosco de limón y pistacho

Normalmente no hago mucho caso a los Días Mundiales de esto y de aquello, pero el que toca hoy me parece apropiado para redimirme. El mes de Marzo va declinando y yo sin poner siquiera una foto nueva en el Reto, que  cuesta menos que una entrada completa.  Así que aprovecho que hoy es el día Mundial de la Felicidad para añadir 5 recetas a la galería, con las que suman 59 de 100, para y hacerme un poco presente, que no puede ser que tenga esto tan abandonado.

061 Bizcocho de piñones y frambuesa

061 Bizcocho de piñones y frambuesa

A parte de ser el Día de la Felicidad, hoy estrenamos la primavera, ¿Será casualidad?

El buen tiempo que tenemos por aquí incita a celebrar estos dos hitos con un paseo en manga corta, las gafas de sol bien caladas, rumbo a  inaugurar la temporada de helados.

Y es que la felicidad puede esconderse en algo tan sencillo como eso. Muchas veces son las pequeñas cosas o los detalles de cada día lo que consigue hacerlo especial.

036 Tarta de mousse de fresa

036 Tarta de mousse de fresa

Daos un caprichito.

Haced hoy algo que os guste y que normalmente no hagais.

Sorprended a alguien especial; porque haciendo a los demás un poquito más felices, seremos nosotros un poquito más felices también.

¡Ay, que cursi me estoy poniendo! Será que me afecta la primavera…

017 Bocaditos de ciruela y nueces

017 Bocaditos de ciruela y nueces

Bueno, no me enrollo más.

Os adelanto que pronto (prometido) prepararé una receta paso a paso fuera de lo habitual, a mi me sorprendió la primera vez que la probé, y muy apropiada ahora que viene el sol y las ganas de playa.

Por último desearos un muy buen día y que lo disfrutéis. ¡Hasta pronto!

093 Rosco de orejones de albaricoque

093 Rosco de orejones de albaricoque

Varillas vs. Batidora vs. Amasadora

26 feb

33_1

¿Alguien se lo ha preguntado alguna vez?

¿Si de verdad hay alguna diferencia entre batir la masa de un bizcocho a mano con las varillas y mucho amor, con la batidora a lo salvaje porque vamos con prisa o con una amasadora nueva y reluciente diseñada especialmente para ese propósito?

Yo sí. Y ahora que cuento con las tres herramientas lo he podido comprobar.

33_2

No me extenderé mucho con la entrada porque comparar las texturas tampoco tiene ningún misterio, pero hacía tiempo que no realizaba ninguna investigación y ya iba tocando. Y debo decir que sí, que se nota la diferencia entre usar una u otra cosa para preparar el bizcocho.

De partida los tres están bien, todos están buenos y si los preparas por separado van a ser un éxito. Pero si los tienes uno al lado del otro para comparar… entre el batido a mano con las varillas y el de la batidora hay menos diferencia, tal vez el de la batidora un poquito más compacto que el de varillas. El cambio significativo llega con el preparado con la amasadora.

La textura es más homogénea, más profesional. Sube más uniformemente y el resultado estético es mejor. Al morderlo se nota más firme pero a la vez más esponjoso que los otros dos. Tal vez sea porque los huevos se airean muchísimo más al batirlos, o que se montan un poco al agregar el azúcar. No lo puedo decir con seguridad.

33_varillas

33_batidora

33_amasadora

Como reflexión final podría preguntarse… ¿Realmente merece la pena tener una amasadora, ese cacharro enorme y caro (pero que hace tanta ilusión tener)?

Seré sincera: si tenéis costumbre de trabajar masas a base de mantequilla, cremas con azúcar glas, montar nata o claras de huevo… Sí. Absolutamente sí. Los resultados son estupendos y mil veces más fáciles que hacerlos a mano. ¿Y para preparaciones tipo bizcocho? Ya habéis visto antes que a mano salen bien, pero con amasadora el resultado es mejor. Cómo de exigentes seáis, depende de cada uno.

Habrá quien esté de acuerdo y quien esté en desacuerdo conmigo, yo simplemente os doy mi opinión.

33_indice

Bizcocho de yogur con… chocolate y 5 pimientas

13 feb

32_1

Sí, habéis leído bien: chocolate con pimienta, y con 5 distintas por si una fuera poco. ¿Y por qué no? ¿No estamos ya acostumbrados a la pizquita de sal que se añade al chocolate para potenciar su sabor? ¿Por qué no probar con pimienta? Eso mismo me dije yo cuándo se me pasó por la cabeza esta receta. Además, ya se conoce y se acepta el chocolate con chile, incluso en comidas saladas, pues yo pruebo con pimienta.

Una vez hecha la receta, probada por amigos y familiares, he estado un tiempo dudando si publicarla o no. Entre los catadores de este “experimento” hay opiniones encontradas: a unos les encantó, otros no quedaron muy convencidos y otros se terminaron el trozo casi por compromiso. Es decir, seguramente esta receta no guste a todo el mundo, por eso me planteaba si publicarla o no.

32_2

Obviamente, al final decidí publicarla. No todo tienen que ser recetas maravillosas que deleiten a todos y cada uno de aquellos que las prueben. También se puede arriesgar, proponer ideas y captar la atención saliéndose de la norma. Sería de lo más refrescante una entrada de algo que haya salido mal o incluso muy mal. Creo que sería divertidísima de escribir y muy interesante de leer pues casi se aprende más de los errores que de los aciertos, aunque fastidien. Tal vez lo haga con el próximo fracaso repostero…

Bajando de la nube filosófica y volviendo al bizcocho que nos ocupa, lo voy a calificar de sabor para adultos. No porque lleve alcohol ni nada por el estilo, simplemente porque su sabor es bastante peculiar y dudo que a los niños les guste aunque tampoco sé de ninguno que lo haya probado… De cualquier manera, os animo a que le deis una oportunidad y ya de paso, me decís si os ha gustado, que nunca está de más tener una amplia variedad de opiniones.

INGREDIENTES

  • 3 huevos
  • 1 yogur natural (el vasito es la medida)
  • 3 medidas de harina
  • 2 medida de azúcar
  • 3/4 medida de aceite de girasol
  • 1 sobre de levadura (tipo Royal)
  • 40 gr de cacao en polvo
  • 60 ml de agua caliente
  • 1 cucharadita de mezcla de 5 pimientas

32_4

PREPARACIÓN

Si te gusta el sabor del chocolate intenso, te recomiendo que subas a 50gr por lo menos la cantidad de cacao en polvo. Puede que necesites añadir un poco más de agua caliente para que al disolverlo quede como una crema más que como una pasta.

Si prefieres el sabor del chocolate más suave, mantén los 40gr de cacao pero cambia el agua por leche.

Si espolvoreas un poco más de la mezcla de pimientas molidas por encima de la masa antes de meterla en el horno, cada porción tendrá un extra de picante. Pero si usas sólo pimienta negra porque no tengas la mezcla de 5 pimientas, pon menos cantidad de la indicada porque la negra es la más picante de todas.

32_pasoapaso

  1. Con ayuda de un mortero trituramos una cucharadita de mezcla de 5 pimientas, y un poquito más para decorar después por encima (opcional). Precalentamos el horno a 200 ºC
  2. Batimos los tres huevos y a continuación añadimos el yogur. Lo integramos bien.
  3. Agregamos el azúcar y la harina, mezclando bien después de añadir cada ingrediente.
  4. Añadimos el aceite y batimos con cuidado de no salpicar hasta que esté bien integrado. La masa debe ser suave y homogénea. A continuación, la levadura e integramos.
  5. Disolvemos el cacao en polvo en el agua caliente y lo añadimos a la masa el bizcocho. Por último agregamos la pimienta molida y mezclamos para que quede bien repartida.
  6. Vertemos en un molde engrasado y horneamos unos 45 minutos, depende de cada horno. Cuando ha pasado la primera media hora lo voy mirando de vez en cuando, si se tuesta mucho por arriba, se cubre con un poco de papel de aluminio y se deja que se termine de hacer.

32_3

Bizcocho de yogur con… limón y cardamomo

31 ene

31_1

Hace por lo menos dos meses que no preparaba ninguna variante del bizcocho de yogur, y eso que llevaba tiempo con ganas de probar el cardamomo en alguna combinación. Me pasó igual cuando descubrí la Pimienta de Jamaica, fue la novedad y experimenté un poco con ella en varias recetas. Ahora le ha tocado el turno a esta especia, más sutil en sabor y aroma que la primera pero igualmente exótica y versátil: tanto una como otra se utilizan en recetas dulces y saladas ¡aunque yo me quede con las dulces!

Hablando un poco sobre el ingrediente estrella de esta receta… Cuando empecé a verlo en las tiendas, sobre todo como complemento de lo más chic para las copas, y en algunos blogs, ahí sí como ingrediente, me pregunté “¿De dónde ha salido esto?”   Se puso de moda de repente, como surgido por generación espontánea, pero todas estas cosas vienen de antiguo y simplemente nos damos cuenta de que podemos usarlas. Así que me puse a leer sobre el tema.

31_2

Resulta que proviene de los bosques húmedos y lluviosos del Sur de la India, Vietnam, Tanzania, Guatemala…. y otros tantos países de zonas tropicales. Según las costumbres de cada país, su uso en cocina varía: desde condimento en platos de carne y arroz típicos de la India, pasando por su incorporación en repostería en varios países escandinavos hasta el café aromatizado con cardamomo, símbolo de hospitalidad en los países árabes.

Como la mayoría de especias e ingredientes de uso tradicional tiene muchos efectos beneficiosos para la salud, resumiendo los más destacables: despierta el apetito, favorece la digestión y combate tanto la flatulencia como la halitosis entre otras muchas cosas. En la medicina tradicional India se usaba para combatir infecciones urinarias, problemas respiratorios e incluso dolores musculares. Desgraciadamente me temo que comer un trocito de este bizcocho no será suficiente para que se curen todas las enfermedades… ¡ojalá!

31_3

De lo que sí podremos beneficiarnos con una porción de este dulce es de su delicioso aroma y sabor. Un par de cucharaditas, sin colmar, de sus semillas molidas dan un toque exótico y muy original al tradicional bizcocho de limón. El sabor de esta especia suele describirse como ligeramente cítrico y un poco picante, por eso se usa en pequeñas cantidades. Además perdura bastante en la boca, así que no sólo se disfruta mientras se come.

Como a mí me gustan los sabores fuertes hice dos pruebas: un bizcocho con dos cucharaditas escasas de semillas molidas, y otro con tres. En el primero el sabor es sutil y delicado, el cardamomo y el limón combinan a la perfección y ninguno domina sobre el otro. En el segundo caso el sabor de la especia es mucho más protagonista y destaca tanto en aroma como en sabor. Utilizar más o menos cantidad ya va en gustos.

Y como siempre contando con la esponjosidad inigualable del bizcocho de yogur.

INGREDIENTES

  • 3 huevos
  • 1 yogur natural (el vasito es la medida)
  • 3 medidas de harina
  • 2 medida de azúcar
  • 1/2 medida de aceite
  • 2 ó 3 cucharaditas (según gustos) de semillas de cardamomo
  • 1 sobre de levadura (tipo Royal)
  • Ralladura (sólo la parte amarilla) y zumo de 1 limón

31_ingredientes

PREPARACIÓN

Las semillas de cardamomo se pueden encontrar en mercados o puestos de especias. También las he visto en los supermercados, en las zonas de especias como delicatesen para aromatizar copas y cócteles.

Cuando la compras se presenta como una pequeña vaina verde. Para la masa he usado las semillitas negras del interior, molidas en el mortero. Las cáscaras de las vainas verdes las puse en el zumo de limón, previamente calentado, para que también aportaran aroma y sabor.

31_pasoapaso

  1. Precalentamos el horno a 180 ºC. Rallamos el limón y exprimimos su zumo. Abrimos las vainas de cardamomo y con ayuda de un mortero, molemos las semillas. Utilizaremos suficientes vainas como para conseguir dos cucharaditas de café de semillas molidas (o tres cucharaditas si te gustan los sabores más intensos). Las cáscaras las echamos al zumo de limón.
  2. Batimos los tres huevos y a continuación añadimos el yogur. Lo integramos bien.
  3. Agregamos el azúcar y la harina, mezclando bien después de añadir cada ingrediente.
  4. Añadimos el aceite y a continuación, la levadura e integramos.
  5. Ahora añadimos la ralladura,  el zumo de limón previamente colado y las semillas de cardamomo molidas.
  6. Vertemos en un molde engrasado y horneamos unos 45 minutos aproximadamente, dependiendo de cada horno. Cuando ha pasado la primera media hora voy controlándolo, si se tuesta mucho por arriba, se cubre con un poco de papel de aluminio y se deja que se termine de hacer.

31_4

Peanut Butter Cookies

15 ene

30_1

O lo que es lo mismo: Galletas de crema de cacahuete.

Pasan los días y poco a poco se retoma la rutina. Las fiestas navideñas van quedando atrás, aunque por ahí se ve algún comercio despistado que tiene todavía bolas de colores y estrellitas colgando… pero son los menos.

30_2

Para dar un poco más de margen al probable empacho de dulces que más de uno tendrá, la receta de hoy está a medio camino entre lo dulce y  lo salado. Una propuesta sorprendente y divertida que sirve tanto de aperitivo, de postre o para matar el gusanillo entre horas.

Los que probaron estas galletas las miraban un poco reticentes al principio, cuando les decía que eran de crema de cacahuete, pero después del primer bocado… ¡volaban! Lo único que me faltó, pero reconozco que me dio pereza, fue fundir un poco de chocolate negro y dibujar unas líneas. A parte de la buena presentación que les daría, el chocolate combina muy bien con la crema de cacahuete por lo que tengo entendido, así que tal vez las repita pronto para poner a prueba ese maridaje.

INGREDIENTES

  • 120 gr de mantequilla o margarina derretida
  • 1 huevo grande
  • 300 gr de crema de cacahuete
  • 100 gr de azúcar moreno
  • 120 gr de azúcar blanco
  • 220 gr de harina
  • 1/2 cucharadita de levadura en polvo
  • 1/2 cucharadita de bicarbonato
  • 1/2 cucharadita de sal

30_ingredientes

PREPARACIÓN

La masa de esta receta se congela perfectamente. En mi caso pasaron un par de semanas desde que la preparé hasta que la descongelé para darles forma y hornearlas, así que si veis que es mucha masa podéis hacer la mitad, la otra mitad se envuelve bien en film transparente y al congelador. Cuando interese gastarla se deja la noche antes descongelando en el frigorífico y listo.

30_pasoapaso

  1. En un bol amplio ponemos juntos el huevo, la crema de cacahuete y la margarina derretida.
  2. Unimos los ingredientes y agregamos los dos tipos de azúcar. Volvemos a mezclar.
  3. Añadimos los ingredientes secos: harina, sal, levadura y bicarbonato.
  4. Cuando tengamos una masa homogénea separamos un trocito, el resto lo metemos en el frigorífico mientras vamos formando bolitas del tamaño de una nuez. Las aplastamos ligeramente entre las manos y las ponemos sobre un papel de horno. Se pueden dejar lisas o decorar haciéndole marcas con un tenedor o con el grabado de un vaso, según las ganas que tengáis en ese momento.
  5. Con el horno precalentado a 180ºC horneamos cada bandeja alrededor de entre 14 y 16 minutos, según lo grandes que sean las galletas crujientes que os gusten. Dejad que se enfríen un poco sobre la bandeja antes de moverlas para que no se rompan, porque al salir del horno todavía estarán un poco tiernas.

30_3

La entrada de hoy ha sido cortita, así que voy a aprovechar para agradecer a Moon Dandelion por el premio Best Blog que me ha otorgado. El suyo es un blog joven pero no por ello menos reseñable. Está lleno de ilusión y su manera de escribir, tan cercana y fresca, hace que los párrafos vuelen y leas sus entradas en un suspiro, dejándote siempre con ganas de más. Os invito a que le hagáis una vista y lo comprobéis vosotros mismos.

Junto con el premio propone una serie de preguntas para que los que lo hemos recibido nos demos un poco más a conocer, así que aquí van:

¿Qué te gusta de ser blogger? El feedback de la gente. Saber que algo que he hecho o escrito ha gustado, ayudado o significado algo para alguien. Una afición: La repostería. Vale, eso es muy obvio, voy a decir la natación y la lectura. Tu película favorita: Creo que no podría elegir sólo una. Me voy a quedar con el tema culinario y voy a decir tres: Ratatouille, Julie y Julia y El Chef, la receta de la Felicidad. Melodía que pondrías como banda sonora de tu vida: La vida es muy larga para ponerle sólo una melodía. Defecto que te gustaría cambiar: Tener más paciencia en algunos casos.  Dónde te imaginas en tres años: Donde sea ¡pero con trabajo! Lugares donde te gusta perderte: Cuando quiero desconectar suelo irme a la piscina  Una comida: ¿Sólo una? Imposible. Un olor: El que sale del horno cuando tiene algo rico dentro. Algún tic/ manía que haces sin pensar: Tocarme el pelo.

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 82 seguidores

%d personas les gusta esto: