Bizcocho de yogur con… manzana y pimienta de Jamaica

15_1

¡Sorpresa!

Increíble pero cierto, ¡vuelvo a hacer acto de presencia en la blogosfera! (yupiiiiiiiiiiiiiiii) aunque, a mi pesar, eso no significa que esté de vuelta. Os cuento:

Aún no he entregado mi Proyecto Fin de Carrera, si todo va bien y espero que lo haga, eso ocurrirá a mediados de Septiembre pero no soportaba estar desaparecida y en silencio hasta entonces. ¡Todo el verano sin publicar nada! con al de posibilidades que brinda esta estación: alternativas fresquitas y sin horno, un montón de frutas deliciosas, hipotéticas vacaciones y tiempo libre… todos los blogs que sigo actualizando con un montón de cosas deliciosas y yo en la sombra… ¡No podía quedarme así! Además, desde la última entrada que publiqué, allá por el 12 de Junio, he dado varios pasos hacia adelante en el Proyecto lo que me ha permitido despejar un poco la mente y concederme el “premio” de escribir esta entrada.

No os miento ni exagero si digo que la tenía a medias desde hace por lo menos un mes entero, en todo caso me quedo corta. Y estaba deseando compartirla pues, aun siendo una receta sencilla y sin demasiadas pretensiones, el resultado es excelente. No me canso de mirar en las fotos ese corte tan alto, definido y perfecto que tiene y además es un bizcocho muy jugoso y suave.

15_2

Como decía antes, el bizcocho que os traigo hoy es una cosa sencillita. Mi paréntesis mental no daba para algo demasiado elaborado, lo siento, pero no os preocupéis que todo llegará.  Y más que la receta en sí lo que quiero es lanzar al aire una idea, una sugerencia que puede dar una vuelta de tuerca interesante a esa receta tradicional, mil veces repetida y que nunca falla que es el bizcocho de yogur.

En mi casa es el bizcocho estrella, el primero que todos recordamos y que enseguida asociamos con la abuela. También en muchas, muchas ocasiones se le ha añadido manzana para hacerlo todavía más jugoso o para aprovecharlas si se estaban poniendo malas. Hasta ahí, todo normal. Ahora es cuando entra en juego la “sugerencia” que os mencionaba antes: ¿Por qué no probar algo nuevo en esa combinación tradicional? La pimienta de Jamaica es el toque original que transforma el resultado de “otro bizcocho” o ” un bizcocho con nombre y apellidos” un giro exótico y original con un sabor característico.

Ya he publicado otras recetas con esta especia en la galería del Reto de las 100 tartas, en concreto las magdalenas de albaricoque y las barritas de manzana. Ésta última es la inspiración directa para la entrada de hoy, una receta a la que le tengo cariño porque es la primera que probé del libro del que deriva el Reto y la que me llevó a descubrir la pimienta de Jamaica.

Por último sólo deciros que, aunque ahora me toque volver a sumirme en el silencio y el trabajo en el Proyecto, sigo atenta a la actividad del blog y quiero agradeceros de corazón todas las visitas, los comentarios, los “me gusta”… Son tremendamente alentadores y una gran alegría en los días, muchas veces monótonos, de horas largas frente al ordenador. Dicho esto, os dejo con la receta. Muchos besos y hasta pronto.

INGREDIENTES

  • 3 huevos
  • 1 yogur natural (el vasito es la medida)
  • 3 medidas de harina
  • 2 medida de azúcar
  • 3/4 medida de aceite
  • 2 manzanas pequeñas o una grande
  • 1 sobre de levadura (tipo Royal)
  • 1 cucharadita pequeña de pimienta de Jamaica

15_ingredientes

PREPARACIÓN

Yo utilicé dos manzanitas golden que tenía por ahí en su momento. Es la que más suelo gastar porque me gusta mucho como queda en las ensaladas y para los postres va genial, pero cada uno puede usar la que prefiera, la que haya por casa, o la que se esté poniendo mala en el frutero. No debe quedar nada mal si se decora con láminas de manzana roja sin pelar (tipo la de Blancanieves), haciendo contraste con la masa del bizcocho.

15_pasoapaso

  1. Pelamos las manzanas, las descorazonamos y las cortamos en trocitos, más grandes o más pequeños según el gusto de cada uno. Con ayuda de un mortero molemos los granos de pimienta de Jamaica y ponemos a precalentar el horno a 200 ºC con calor arriba y abajo.
  2. Batimos los tres huevos y a continuación añadimos el yogur. Lo integramos bien.
  3. Agregamos el azúcar y la harina, mezclando bien después de añadir cada ingrediente.
  4. Añadimos el aceite y batimos con cuidado de no salpicar hasta que esté bien integrado. La masa debe ser suave y homogénea. A continuación, la levadura e integramos.
  5. Ahora mezclamos las manzanas picadas y la pimienta molida.
  6. Vertemos en un molde engrasado o preparado con papel de horno, podemos decorar la superficie con unas láminas de manzana. El molde que he usado es de 23 cm de diámetro.
  7. Horneamos unos 45 minutos, depende de cada horno. Cuando ha pasado la primera media hora lo voy mirando de vez en cuando, si se tuesta mucho por arriba, se cubre con un poco de papel albal y se deja que se termine de hacer.

15_3

Anuncios

10 comentarios en “Bizcocho de yogur con… manzana y pimienta de Jamaica

    • Miriam dijo:

      Gracias Mer :)
      Me parece que va a ser una línea interesante… Hay tanas posibilidades cuando una receta empieza por “bizcocho de yogur con…” ya estoy dándole vueltas al coco a ver cuál es la próxima combinación sorprendente que puedo ofreceros.

  1. natinatillas dijo:

    Mucho ánimo! Que ya queda menos!
    Y en cuanto al bizcocho se ve con una pinta… Seguro que la pimienta le da un toque estupendo y ya con la manzana… Ni me cuento! Sigue así!
    Un besin y mucho ánimo!!!!!

  2. MARGARCIMON dijo:

    Qué bizcocho más genial!! Me encanta la manzana con canela en todas las preparaciones, pero con esa pimienta de Jamaica no lo había visto nunca. El corte perfecto, con esas pizcas de pimienta, tiene que estar espectacular.
    Suerte con el PFC, ya queda menos. Y a la cocina a relajarse un poco, aunque sea con un bizcocho de yogur…. espectacular como éste.
    Besosososos y a tejer!!

  3. Laura dijo:

    Espléndido como todo lo que he visto que haces!!! Yo descubrí la pimienta de Jamaica gracias a mi querida “step-daughter in law” que me la trajo de recuerdo de su viaje de bodas. Tuve que investigar en internet qué era y cómo se usaba porque no la conocía, y así descubrí que su sabor es una mezcla entre canela, nuez moscada y clavo de olor. Algo realmente exquisito y delicado.
    No se me había ocurrido picarlas en un mortero: uso un molinillo de los de pimienta común pero aflojo el tornillo para que la molienda sea gruesa.
    Si me permites una sugerencia, te diré que pruebes esta misma receta, sustituyendo la manzana por castañas. Yo lo hice para hace un par de años para agasajar a la madre de una amiga que cumplía años y el resultado fue que aún hoy, todos la recuerdan y reclaman que la vuelva a hacer!
    Enhorabuena por el blog, por todas tus buenas ideas, y por tu carrera que seguro te dará muchísimas satisfacciones!

    • Miriam dijo:

      ¡Hola Laura!
      Muchas gracias por las visitas, por el comentario.
      Si lo pienso, me sigue sorprendiendo lo fácil que tenemos ahora acceder a ingredientes “raros” de otras partes del mundo y que antes fuera algo complétamente exótico que te trajeran de un largo viaje. Yo aún tengo un par de especias que no se muy bien cómo ni en qué usar, pero es como dices tú, cuestión de investigar.
      Nunca he probado a hacer ningún postre con castañas, pero siempre hay una primera vez para todo. ¿Se picarían para añadirlas a la masa una vez asadas? ¿o trituradas como si fuera puré?
      Un saludo y gracias otra vez!

      • Laura dijo:

        Hola Miriam! Felicitaciones de nuevo por tu blog!
        No puedo estar más de acuerdo con esto que comentas de la globalización y cómo ha ayudado a que el mundo se haya vuelto más pequeño, más cercano y más conocido: lo de las especias es todo un universo que hoy día está a nuestro alcance si sabemos dónde buscar, y lo mejor, es que además ya aprendimos que no sólo las podemos usar en alimentación sino también como decoración (he visto unas varas de canela de 50 y de 70cms de largo que además de perfumar el ambiente, quedan divinas en los floreros!) y como desinsección (tengo a las hormigas a raya con el clavo de olor!).
        En fin, a lo que vamos: efectivamente, asé las castañas, las pelé y las piqué. No muy finas, porque la gracia era encontrar los pedacitos de fruta que además del sabor, daban una textura muy agradable: al final, en cuanto a textura era como si fueran nueces muy tiernas.
        Para recrear el sabor, y ya que ahora cambié de hemisferio y ya no consigo las maravillosas castañas que mi amiga Alex me traía de su pueblo, lo que he probado fue hacer un puré de batatas muy dulces y en lugar de ponerle pimienta de Jamaica, le pongo vainilla y canela. Hay que jugar un poco y a ojo, con las cantidades de leche y harina para conseguir la misma textura en crudo que con la receta básica, pero el resultado es también muy-muy bueno para cuando queremos algo distinto. Glup! jajaja
        Seguiré atenta a tus experimentos que me han encantado!! Mucha suerte,

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s