Magdalenas, muffins y cupcakes: Diferencias

19_1

Seguro que alguna vez habéis pensado, al pasar por delante de alguna panadería o pastelería, “¿Por qué le dicen muffin si es una magdalena pero más grande? Si ya tenemos la palabra en castellano ¿por qué no usarla? y lo de los cupcakes… ¿es sólo una magdalena con crema y florecitas de azúcar por encima?”

La respuesta, amigos, es muy sencilla: Porque no son lo mismo. Son muy parecidos, eso es verdad, pero no son la misma cosa. Cada uno tiene orígenes distintos y se preparan de maneras diferentes. Otra cosa es que con el tiempo hayan surgido mil variantes o que no se usen correctamente los nombres para lo que se ha preparado. Así que en la entrada-investigación de hoy voy a intentar marcar las distancias entre unos y otros.

Empezamos con las que, en mi opinión, son las reinas de estos bizcochitos individuales.

Magdalenas

Puede que esa opinión esté condicionada (seguro que lo está) porque sean las que más arraigo y tradición tienen en España y son las que he visto y comido desde que era pequeña, pero si te paras a pensarlo tiene algo de sentido. Con solo decir magdalena, aparece en nuestra mente la imagen del dulce al que nos estamos refiriendo. La versión estándar suele ir ligeramente aromatizada con ralladura de limón o un poquito de canela y aunque por supuesto se le pueden añadir mil ingredientes para hacer “magdalenas de” la “magdalena a secas” tiene entidad como dulce en sí misma.

De los tres, son las que se hornean a mayor temperatura (sobre los 200ºC) y  su dulzor es intermedio entre el muffin (el menos dulce de los tres) y el cupcake (el más dulce de los tres) y generalmente se elaboran con aceite, ya sea de oliva, de girasol u otro aceite vegetal. Su forma característica es bastante más vertical que la de muffins y cupcakes, con ese copete o sombrero que parece que le sale al hornear. En mi caso lo he conseguido con los moldes individuales que aparecen en la foto. Son más altos y por ello recogen la masa al crecer y la hacen subir más.

Su origen está en Francia y contaré un poco más sobre ello en la próxima entrada, cuando publique la receta que utilicé.

19_2

Muffins

A diferencia de las magdalenas, los muffins siempre son muffin de algo (muffin de chocolate, muffin de arándanos, etc, etc, etc…) y es ese algo el que caracteriza y protagoniza la receta. Suelen ser menos dulces que las magdalenas y se hornean a una temperatura un poco más baja (en torno a los 180ºC).

Su elaboración también es diferente y muy rápida: se mezclan por separado los ingredientes secos y los húmedos, luego se juntan, se mezclan con los menos movimientos posibles, a los moldes y al horno. Su componente graso suele ser mantequilla fundida.

Su forma característica es más chata que la de las magdalenas pero también suele tener un precioso y apetecible abombamiento superior que siempre emociona ver aparecer cuando están en el horno por muchos que hayas hecho. Para conseguir esa forma son estupendos los moldes con los huecos amplios de pareces verticales como el que se ve en la foto de arriba.

El origen de este bocado es inglés y en sus comienzos tenía poco que ver con los que conocemos ahora. Pronto contaré más cosas sobre ellos en una entrada con dedicación exclusiva.

19_3

Cupcakes

Para los cupcakes voy a tirar de foto de archivo de hace algún tiempo porque como no son santo de mi devoción, no preparé ninguno ex professo para esta entrada. A estos pastelitos les pasa como a los muffins, siempre son cupcakes de algo. Pero éstos además van en dos partes: por un lado el bizcocho y por otro la decoración (que como veis en la foto yo me salté a la torera.)

En lo referente a la parte del bizcocho es el más dulce de los tres. Sus proporciones de azúcar y materia grasa (que suele ser mantequilla SIN fundir) igualan o incluso superan a la de harina, por eso no me entusiasman mucho. Son los que se hornean a temperatura más baja (sobre los 160ºC) para evitar que suban mucho y queden planitos, así es más fácil hacer la decoración, que es la protagonista de estos bocados.

Sus moldes específicos son parecidos a los de los muffins, solo que un poco más bajos y con las paredes de los huecos más abiertas. Una vez horneados suelen decorarse con merengues, cremas de mantequilla, fondant… y a volar la imaginación. Por internet se pueden ver miles de ideas y auténticas obras de arte que visualmente me dejan maravillada, pero lo que es para comerlos… demasiada mantequilla y azúcar para mi gusto.

El origen en este caso también es anglosajón, no me atrevo a decir estadounidense para no pillarme los dedos, y la idea era preparar porciones de pastel individuales que llegaron a hornearse en tazas, de ahí su nombre.

19_4

Anuncios

3 comentarios en “Magdalenas, muffins y cupcakes: Diferencias

  1. MARGARCIMON dijo:

    Hola, wapa!!! Otro post muy interesante con las diferencias básicas entre unos y otros, y digo básicas porque si ya nos ponemos a hablar de levadura, polvo de hornear, buttermilk (que no buttercream, jeje) es un no parar de jugar a las diferencias. Muy interesante los distintos moldes para hornearlos.
    Me quedo con nuestras magdalenas aromatizadas con limón o canela, hummmm!!
    Besosososoos!!!

    • Miriam dijo:

      Si, me he quedado en las diferencias principales porque con tantas variables y variantes de cada receta… se podría escribir un libro ¡o varios!
      Gracias por la visita y por comentar. ¡Besos!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s