Volver a empezar… otra vez.

Empieza Septiembre y en mi casa eso siempre ha significado dejar la playa y volver a la ciudad. Despedirnos del mar y de la brisa para recibir con los brazos abiertos el calor del asfalto… ¿Se nota mucho que ya echo de menos las vacaciones? Pero en el fondo no me puedo quejar, volver a la urbe también tiene sus cosas buenas como por ejemplo recuperar una conexión a internet fiable o un horno que funciona.

Y eso me lleva a la primera anécdota del verano que, junto con lo de no tener buena conexión, me ha “forzado” a tomarme las vacaciones también en la cocina y el blog. En verano se me suele presentar la conjunción perfecta para hornear: como veraneamos en una casa grande suele haber más gente que en mi casa el resto del año, en verano siempre nos damos algún que otro caprichito y levantamos más la mano con la dieta. Además y por encima de todo tengo mucho más tiempo. Así que podéis imaginar cuál fue mi (desagradable) sorpresa al llegar el primer día y enterarme que justo la semana anterior se había estropeado el horno sin remedio posible. Mi padre y mi hermano lo intentaron, operando al electrodoméstico a corazón abierto en la terraza, pero ni con esas.

recop1

Así que en lugar de hornear me he dedicado a disfrutar de los placeres que ofrece la costa sur de España. Desde la ya tradicional cosecha de higos para preparar mermelada casera para todo el año (mi favorita de las tres que hacemos) hasta descubrir nuevos rincones en las islas de la zona, pasando por los maravillosos paisajes y restaurantes de la zona.

Si os estáis empezando a poner verdes de envidia os sugiero que echéis un ojo a la casa que alquilamos tanto en verano como fuera de temporada; aquí, aquí y aquí.

Pero, dejando la publicidad a parte, el mes de Agosto da para mucho y junto con el sol y la playa también tuvimos tiempo de hacer un viaje familiar a las Highlands escocesas. Eso sí, ¡cambiando el bikini por el abrigo!

recop2

Para alguien de una zona tan cálida como Murcia, tanto verde, tantas nubes y tan poca temperatura en pleno verano es bastante chocante.

Por supuesto también buscamos el contacto con las raíces gastronómicas del lugar, preparadas de forma tradicional o reinterpretadas en clave moderna. Y aquí es donde voy a romper una lanza en favor de los Haggis. No sé si os suenan, si sabéis lo que son o si no los habíais oído nombrar jamás pero no os dejéis intimidar por sus curiosos ingredientes, realmente está muy bueno.

recop3

Pero lo que más me interesa contar aquí es el primer souvenir que me compré en el viaje y que me va como anillo al dedo: un librito chiquitín (fijaos en comparación con las monedas) con una recopilación de las recetas típicas escocesas más importantes. ¿Adivináis de dónde van a salir las próximas entradas?

Aunque la contundencia de algunas recetas entre en conflicto con lo que mi hermano ha dado en llamar elegantemente “operación recorte de pienso” (hay que tomarse con un poco de humor eso de que los pantalones te aprieten un poco al volver de las vacaciones) buscaremos la manera de acallar la conciencia y extender la cultura gastronómica escocesa, que los viajes y lo que aprendes en ellos va más allá del tiempo que pasas fuera de casa.

recop4

Pronto publicaré alguna receta para endulzar la vuelta al cole/trabajo/universidad/etc.

 

Anuncios

2 comentarios en “Volver a empezar… otra vez.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s