Bizcocho de yogur con… almendra amarga

Decía en la entrada anterior que septiembre suele ser para mí el mes de las cosas nuevas y de retomar costumbres. Y este año no ha sido distinto. Acaba de empezar una nueva etapa de mi vida y aunque es la cuarta vez que la preparo en poco más de un mes, esta receta ha condensado varias “primeras cosas” de esta nueva etapa.

Por un lado es el primer bizcocho que hago en el nuevo horno. El horno y yo aún nos estamos conociendo, igual que con la vitro, pero nuestra relación en la cocina va a ser tan estrecha (subrayo lo de estrecha) que enseguida haremos buenas migas.

46_1

Por otro lado, las de esta entrada son las primeras fotos que hago en el nuevo salón con mi nuevo móvil. Sí, confieso, he hecho las fotos con el móvil. Y es que muy a mi pesar me temo que los años de mi pequeña pero fiel Panasonic Lumix no han pasado en balde… me ha servido bien, y puede que más adelante la rescate del cajón, pero de momento estoy deslumbrada por las nuevas tecnologías y explorando lo que puedo hacer con ellas.

Hablando del bizcocho (ya iba tocando) me las quiero dar de guay y decir que la receta es una fusión de tradiciones belgo-españolas. Por la parte española ¿qué puede haber más tradicional que el bizcocho de yogur? y por la parte belga está la esencia de almendra amarga, que es la clave de uno de los dulces más típicos de Bélgica: el frangipane. Aún no me atrevo a hacer uno completo (todo se andará) por eso me quedo con el regustillo de almendra amarga que le es tan característico.

46_3

En casa nos encanta el sabor y el aroma que aporta este extracto al bizcocho, por eso le pongo dos cucharaditas, pero para empezar a probarlo o si se quiere algo más sutil, con una cucharadita ya se nota. No se si el sabor de la almendra amarga triunfará entre los niños (depende de cada niño, todo es probar) así que en principio diría que es un bizcocho “para mayores”.

Para conseguir la esencia hay que acudir a tiendas que tengan bastantes productos de repostería;  yo compré la mía en una macro-ferretería-tienda-de-cocina que tenía de todo lo que puedas imaginar de los dos campos… y si eso falla, siempre están los pedidos por internet. Bendito San Google.

INGREDIENTES

  • 3 huevos
  • 1 yogur natural (el vasito es la medida)
  • 2 vasitos de azúcar
  • 3 vasitos de harina
  • 1/2 vasito de aceite de girasol
  • 1 sobre de levadura en polvo
  • 2 cucharaditas de esencia de almendra amarga

PREPARACIÓN

Batir los huevos con energía; cuanto más batidos, más esponjoso saldrá el bizcocho; y agregar el yogur. Volver a batir.

46_pasoapaso1

Añadir los 2 vasitos azúcar y batir otra vez.

46_pasoapaso2

Añadir los 3 vasitos de harina y mezclar.

46_pasoapaso3

Añadir el 1/2 vasito de aceite de girasol (prefiero usarlo de girasol porque tiene un sabor más suave y no compite con la esencia de almendra amarga, que es lo principal de esta receta)

46_pasoapaso4

Añadir el sobre de levadura y mezclar. Por último agregar las dos cucharaditas de esencia de almendra amarga e integrarla en la masa.

46_5

Hornear entre 180ºC y 200ºC con calor arriba y abajo durante 40 minutos aproximadamente. La prueba de la brocheta es la mejor manera de saber si está listo. Si al pinchar el bizcocho en el centro con una brocheta o un palillo largo, éste sale limpio, está hecho.

46_2

Anuncios

2 comentarios en “Bizcocho de yogur con… almendra amarga

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s