Peach and blackberry crumble

En español: Crumble de melocotón y moras. Que yo sepa crumble no tiene traducción, sería algo así como crujiente de melocotón y moras.

Éste ha sido el dulce descubrimiento de este verano. Creo que lo he preparado cada vez que íbamos a comer a casa de algún amigo durante las vacaciones pero no ha sido hasta el final de las mismas cuando he tenido el tiempo suficiente para prepararlo con calma y hacer las fotos del proceso y del resultado.

Este postre se tiene de dos partes: el crumble, lo crujiente de arriba que no varía, y el relleno de fruta, que puede ser la que más os guste, la que esté en temporada o la que os sobre por ahí y no sepáis cómo gastar. Por eso es tan versátil, porque puede ser CRUMBLE-DE-LO-QUE-QUIERAS. Imaginación al poder.

57_1

57_2

Este verano la combinación estrella ha sido la que comparto hoy: melocotón y moras, aunque melocotón y arándanos es éxito seguro igualmente. También lo hemos probado de manzana con frambuesas; tiene un punto ligeramente más ácido y pero también delicioso. Aunque no he llegado a prepararlo con peras y grosellas debe estar increíble también o con albaricoques… casi cualquier fruta de carne firme (no vayais a hacer un crumble de sandía) es una buena opción.

57_1

57_5

En mi opinión el crumble se presta a prepararlo tanto en verano como en invierno: en verano, por la gran cantidad de frutas que podemos utilizar, es una opción estupenda; y en invierno, un postre apetecible y reconfortante ya que la mejor forma de comerlo es cuando aún está tibio después de salir del horno. Un buen acompañamiento es una gran cucharada de yogur griego o de helado de vainilla. Bien combinado un poco de ambos en el mismo bocado o, como prefiero hacerlo yo, alternando el tibio dulzor del crumble con la refrescante acidez del yogur, para volver a paladear la siguiente cucharada de crumble como si fuera la primera.

Antes de pasar a las indicaciones y trucos para prepararlo, sólo diré una cosa más: la primera vez que preparé este crumbre, con melocotones y moras también, fue para una comida familiar. Mientras servía los platos estaba contando una anéctoda pero, cuando los primeros en recibir su ración probaron el primer bocado, me mandaron callar con toda la confianza que se tiene en familia para dedicar toda su atención a degustar el postre. Nadie les contradijo y hasta que los platos quedaron limpios sólo se escuchaba el tintineo de las cucharas y algún “mmmmm…” de vez en cuando.

Creo que después nadie se acordó de la pobre anécdota. ¿Puede haber un mejor cumplido para la cocinera? Yo creo que no.

Y ahora, las instrucciones.

57_4

57_3

INGREDIENTES PARA EL RELLENO

  • 5 o 6 melocotones maduros (según el tamaño del melocotón y del molde)
  • moras frescas o congeladas (unos 150 gr)
  • 1 cucharadita de canela molida
  • 1/2 cucharadita de jengibre en polvo
  • 1/4 de cucharadita de nuez moscada
  • 1/4 cucharadita de sal
  • 2 cucharadas de harina o maicena
  • 2 cucharadas de zumo de limón
  • 100 gr azúcar blanca

57_ingredientes1

INGREDIENTES PARA EL CRUMBLE

  • 1 cup azúcar moreno (190 gr)
  • 6 tbsp mantequilla (85 gr)
  • 3/4 cup copos de avena (70 gr)
  • 1 cup harina (140 gr)
  • 1/2 tsp canela (1/2 cucharadita)

57_ingredientes2

PREPARACIÓN

Precalentar el horno a 190ºC

EL RELLENO:

  1. En un cuenco amplio colocamos las moras lavadas y los melocotones pelados y troceados en gajos grandes junto con el azúcar, la harina, el zumo de limón y todas las especias. Envolvemos para que la fruta quede bien impregnada y colocamos en el molde que hayamos elegido utilizar.

EL CRUMBLE:

  1. También en un recipiente amplio (porque hay que meter las manos en la masa) ponemos juntos los copos de avena, el azúcar moreno, la harina y la canela y lo mezclamos homogéneamente.
  2. Añadimos la mantequilla cortada en cubos y, trabajando rápido con los dedos, vamos integrando la mantequilla. El resultado debe ser como arena mojada o migas de pan.
  3. Colocamos el crumble sobre la fruta procurando que quede toda cubierta.

PARA TERMINAR:

Horneamos durante 50 minutos aproximadamente. Cuando la fruta esté burbujeante y los jugos empiecen a romper la costra de la superficie, es que ya está casi listo. El relleno debe quedar bien cocido y el crumble dorado y crujiente.

Anuncios

3 comentarios en “Peach and blackberry crumble

  1. mireia dijo:

    Estoy de acuerdo, un postre para todo el año solo cambiando la fruta porque está buenísimo tanto en frío como en caliente!! Me gusta mucho más crumble que no crujiente, resume más la esencia de lo que es el plato… Y habría que probar un crumble de sandía, sería más bien como una sopa dulce con tropezones crujientes jajajaj!

    • Miriam dijo:

      Hola Mireia.
      Muchas gracias por tu comentario. No se si me atrevería a hacer un crumble de sandía pero si alguna vez te lías la manta a la cabeza… ¡por favor no dejes de contarme el resultado!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s