Bierkuchen 1.5

¡Feliz año nuevo a todos!

Regreso después de las fiestas para seguir con las recetas bávaras, como si las navidades no hubieran pasado por aquí. Me estoy refiriendo a la falta de entradas con dulces navideños, polvorones, roscones de reyes, turrones caseros, etc… llegará un día que se me antoje y en mitad de la primavera me presentaré con unas bolitas de coco porque sí.

Lo que sí me han permitido las vacaciones de navidad es conseguir el ingrediente que me faltaba para preparar el Bierkuchen completo:

El famoso Zitronat.

El limón confitado.

Pero no cualquier limón confitado.

El cítrico conocido como “mano de Buda” confitado. Para los entendidos, citrus medica sacrodactylus (creo)

Tuve la suerte de que le regalaran algunos de estos cítricos tan raros a mi madre y cuando se empezaron a estropear nos atrevimos a intentar confitarlos como método de conservación, y creo que nos salió bien, si en otra ocasión llegan más a nuestras manos, haré una entrada sobre cómo lo hicimos.

58_1

Al incorporarlo, la receta cambia por completo. El aroma y el sabor del cítrico está bastante presente en toda la masa, sobre todo cuando muerdes alguno de los trozos. A mi parecer las pasas  y la cerveza quedan en un segundo plano, a pesar de llevar el doble, pero no sabría decir si me gusta más con o sin el Zitronat.

61_3

La cobertura de chocolate es el toque que termina de redondear el conjunto. Sin embargo no me parece imprescindible. Para apreciar mejor los sabores de la masa (cerveza, pasas, Zitronat…) recomendaría probarlo primero sin la cobertura, pero una vez conoces la receta… un poco de chocolate no hace sino mejorarla aún más.

61_2

Después de hacer las fotos, corté un trozo de Bierkuchen, lo envolví a conciencia en film transparente y lo tengo guardado en el lugar más fresco y seco que he podido encontrar (teniendo en cuenta que vivo en un pueblo de costa). Pienso dejarlo las dos semanas de reposo que indica la receta y averiguar por fin sin después de ese tiempo tiene lugar alguna reacción misteriosa que eleva a la quintaesencia a este dulce.

Dentro de dos semanas veremos que pasa:

  1. El Bierkuchen se conserva en apariencia pero en realidad está malo y me intoxica.
  2. El Bierkuchen se conserva pero no mejora significativamente con el reposo.
  3. El bierkuchen se conserva y resulta que está mil veces más bueno después el reposo.
  4. Debido a la humedad el Bierkuchen se enmohece y podría convertirse en mi mascota.

Prometo foto pase lo que pase.

INGREDIENTES 

  • 100 gr mantequilla
  • 250 gr azúcar
  • 2 huevos
  • 375 gr harina
  • 1 cucharadita de bicarbonato
  • 1 cucharadita de canela
  • 200 gr pasas
  • 100 gr de Zitronat (limón confitado)
  • 250 ml de cerveza negra

58_ingredientes

PREPARACIÓN

  1. Batir la mantequilla con el azúcar hasta que esté bien integrado y la masa se vea esponjosa y blanquecina.
  2. Añadir los huevos uno a uno mezclando bien después de cada adición.
  3. Agregar la cerveza y mezclar bien.
  4. Incorporar la harina con el bicarbonato y la canela e integrar con movimientos suaves, sin batir demasiado.
  5. Añadir las pasas y el limón confitado (en caso de haberlo conseguido).
  6. Hornear durante 60 minutos aproximadamente a 180ºC. Según el horno puede ser un poco más o un poco menos. Estará listo cuando al pinchar con una brocheta, ésta salga limpia y seca.

58_pasoapaso61_4

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s