Mousse de chocolate

Agosto es el mes en el que los blogs (especialmente los de repostería a mi parecer) suelen bajar el ritmo. Ya sea por que el autor/a se toma unas (seguro que merecidas) vacaciones, o por que hace un calor (al menos en el sur) que le quita las ganas a cualquiera en su sano juicio de encender el horno (rey indiscutible de las preparaciones reposteras, aunque siempre está ahí el frigo para echarnos un cable con algunas otras).

En mi caso el ritmo lleva flojeando desde bastante antes de que empezara agosto, lo admito, pero tampoco me disculpo. Vengo a reconocerlo y a oficilizarlo. De un tiempo a esta parte las actividades entre las que reparto mi tiempo libre están cambiando y cuando me meto en la cocina para prepararme algún dulce suele ser bastante improvisado, siguiendo recetas de libros u otros blogs o repitiendo grandes éxitos que ya tengo publicados y me apetece volver a disfrutar. De cualquier manera no son elaboraciones ni circunstancias que propicien una entrada; además, por bueno que esté lo que prepare, me dura un tiempo. Cuando empecé el blog tenía a mi familia para ayudarme a dar cuenta de lo que salía del horno con diligencia.

En resumidas cuentas (y ya corto el rollo para dar paso a la receta) el blog seguirá teniendo actividad, pero esporádica; mientras reordeno mis prioridades.

Cuando en verano hace tanto calor se me quitan las ganas de bizcochos y tartas, al menos a mí; lo que no desaparecen son las ganas de algún dulce con el café después de comer, o para relajarme al final del día viendo una peli o série.

Siempre es buena idea aprovechar la gran varieada de frutas de temporada que ofrece el verano para hacer galetes o crumbles. En el blog tenéis algunas ideas:

Pero a veces el cuerpo te pide chocolate.

Postres fresquitos de chocolate sólo tenía publicado el flan cremoso de galleta y chocolate.

Hasta ahora.

Una clásica mousse de chocolate es un fondo de armario respostero imprescindible. Y contando con unas varillas eléctricas o amasadora, es muy fácil de hacer.

Resucitando un poco la vena investigadora que tengo (tan) olvidada, comparto algunos pequeños (y otros no tan pequeños) errores que cometí probando distintas técnicas e ingredientes para preparar la mousse. Al final de la entrada está la receta que de momento mejores resultados me ha dado.

He preparado un par de veces la receta con algunas variaciones, lo que me ha premitido aprender qué NO se debe hacer para conseguir una buena mousse.

En primer lugar, la mantequilla debe ser mantequilla. Yo soy muy dada a sustituirla por margarina, sobre todo en los bizcochos proque me gusta más el sabor (estoy poco habituada a la mantequilla y me resulta un poco fuerte) pero para fundir el chocolate… no es una buena idea. Al menos esto es lo que pasa cuando intentas fundir el chocolate con la margarina ligera del mercadona:

Otra variación de la receta trata sobre el modo de incorporar el azúcar. He leído varias que lo unen a las claras de huevo para hacer merengue (yo opto por esa opción) y algunas que lo mezclan al chocolate fundido con la mantequilla.

En mi opinión, la segunda técnica implica más precauciones pues si el azúcar no se disuelve con el calor del chocolate fundido pasa lo siguiente: aunque de sabor sigue estando muy buena, los granos de azúcar quedan visibles y la presentación no es tan perfecta. No digo que esté mal hacerlo así, sólo que a mí me resulta menos cómodo.

A continuación os dejo la receta que me resultó más satisfactoria de los intentos que hice. Perfecta para refrescar y endulzar las vacaciones. ¡Buen provecho!

NOTA SOBRE LAS CANTIDADES

Todos los ingredientes son múltiplos de dos, por lo que resultará muy fácil aumentar o disminuir las cantidades en proporción de los huevos que queráis utilizar.

A propósito de las cantidades, la receta está pensada para chocofans: el sabor a chocolate es intenso pero no excesivamente dulce. Si sois muy golosos, recomiendo aumentar la canitidad de azúcar.

INGREDIENTES

  • 4 huevos
  • 200 gr de chocolate
  • 100 gr de azúcar* (ver la nota más arriba)
  • 50 gr de mantequilla

PREPARACIÓN

Separamos las claras de las yemas. Reservamos las  yemas y montamos las claras a punto de nieve firme. Con ayuda de unas varillas eléctricas o una amasadora  son unos 5 minutos a velocidad alta. A continuación, sin dejar de batir añadimos el azúcar poco a poco hasta obtener merengue.

Por otro lado fundimos el chocolate con la mantequilla. Para mí, lo más cómodo es hacerlo en el microondas a potencia baja, removiendo de vez en cuando para que la mezcla no se caliente demasiado, y mucho menos que se queme el chocolate.

Es el momento de incorporar las yemas que teníamos reservadas a la mezcla de chocolate con mantequilla. Las incorporamos con unas varillas.

Ya sólo queda integrar el merengue y la mezcla de chocolate; con movimientos suaves para perder el menor volumen posible, hasta obtener una mousse de color uniforme.

La repartimos en los recipientes donde la quermos servir… ¡y listo!

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s